¿Sabes cuál es la mejor luz para realizar un maquillaje?

Actualizado: feb 25


La luz natural se conoce principalmente como la luz que proviene del sol La iluminación natural cambia con respecto a las estaciones del año, la rotación de la Tierra y las condiciones del ambiente.


Tipos de luz natural


La luz natural puede ser de dos tipos:


- Luz blanda: La luz blanda es un tipo de luz que apenas produce sombras, consiguiendo tonos suaves y difuminados. Este tipo de luz suele darse en días nublados ya que las nubes hacen las veces de filtros difusores. Son muy indicadas para el retrato (sobre todo para personas mayores, al atenuar las arrugas al no producir a penas sombras que las marquen)


- Luz dura: Se entiende por luz dura aquella luz intensa que arroja fuertes y profundas sombras sobre los sujetos u objetos. Este tipo de luz se produce en los días despejados. Suele ser útil para efectos dramáticos o para resaltar las formas del motivo. Los brillos se multiplican, se ven más intensos. Luz cálida o fría según hora, estación, meteorología y zona geográfica Bastante imprevisibilidad


Iluminación Artificial


En contraposición a la luz natural, existe la luz artificial.


La luz artificial es aquella que no proviene del sol y que ha sido creada por la mano humana. La luz de una bombilla, una vela, las farolas de la calle, etc. son luces artificiales que podemos usar en nuestras imágenes. La luz artificial puede ser continua o instantánea. Esta última es la dada por los flashes que son los elementos de luz artificial más utilizados en fotografía. Las ventajas frente a luz natural son:


- Luz directa o difusa, fría o cálida. Luz generalmente menos intensa que la natural y además es regulable.


- Brillos más controlables, más permisibilidad de iluminadores y brillos en maquillaje.


- Se puede prever más fácilmente el tipo de luz que se va a encontrar en ambientes de luz artificial.


Es muy importante tener en cuenta la cantidad y calidad de la iluminación antes de realizar un maquillaje ya que ésta incidirá directamente sobre los colores y los brillos y un mismo maquillaje puede cambiar completamente de un tipo de luz a otra.

Un mismo color puede sufrir alguna alteración óptica según la luz sea cálida o fría y del mismo modo, una luz directa, indirecta, un impacto de flash, puede alterar el tipo de brillo.


Los tonos cálidos se verán más intensos bajo una luz cálida y viceversa y cuanto más intensa y directa sea la proyección de luz más van a destacar los brillos. Si se usa algún producto de brillo intenso bajo una luz natural directa los destellos que emitirá el brillo podrían distorsionar el rostro.


Cuanto más dura y directa es la luz, más controlados y discretos deben ser los brillos para una perfecta armonía y un aspecto equilibrado. Un brillo con glitter que bajo una luz indirecta puede resultar atractivo, bajo una luz natural directa puede resultar grotesco y un maquillaje demasiado mate puede apagar demasiado el rostro bajo una iluminación demasiado difusa.

36 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo