Aceite de ricino: usos y beneficios



Más de 90 millones de búsquedas en el gigante Google se refieren a ingredientes cosméticos naturales específicos tales como el agua de hamamelis, el aloe, la rosa mosqueta, el aceite de Neem… Y entre ellos, uno de los más populares es el aceite de ricino.


Pero, ¿Qué es el aceite de ricino?


El aceite de ricino es un aceite vegetal procedente de las semillas de la planta ricinus communis que se utiliza para una amplia gama de fines cosméticos y médicos. Está compuesto principalmente de ácidos grasos, sobre todo de ácido ricinoléico y proporciona beneficios para la salud de la piel, uñas y cabello. Su uso se ha extendido en cosmética por su atractivo precio y multitud de propiedades.




¿Cuáles son sus beneficios?


El acetie de ricino se aplica directamente sobre la piel con un algodón y es relativamente seguro a la hora de usar, aunque algunas personas han reportado efectos secundarios después de aplicarlo en la piel. Se cree que el aceite de ricino tiene propiedades antiinflamatorias, antimicrobianas, hidratantes y algunas otras propiedades útiles, como la limpieza de la piel. Razón por la cual es habitual encontrarlo en cosméticos para mejorar el acné. Además, al ser rico en ácido ricinoléico, también tiene propiedades antioxidantes, por lo que previene el envejecimiento y suaviza y mejora la textura de la piel, gracias a su contenido en ácidos grasos.


El aceite de ricino se califica como poco comedogénico. Esto significa que es poco probable que obstruya los poros de la piel, y reduce el riesgo de desarrollar puntos negros, por lo que es apropiado para su uso en pieles sensibles. También es económico ya que los productos para el cuidado de la piel, y en particular las cremas y aceites faciales, pueden ser muy costosos. El aceite de ricino tiene un costo relativamente bajo y comparte muchas propiedades similares, como promover un cutis saludable o humectar la piel.



Puede tomar tiempo para que la piel absorba completamente el aceite de ricino, pero diluir el aceite puede promover la absorción en la piel. Se puede diluir el aceite de ricino con otros aceites, como el aceite de oliva o de cacahuete. La relación recomendada es 1:1; la cantidad de aceite de ricino debe ser la misma que la del aceite con el que se mezcla.


Para profundizar en todos los tipos del piel y sus tratamientos, tenemos el curso perfecto en la categoría de estética, Tipos de piel, diagnóstico y cuidados



57 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo