top of page

El aceite de coco, ¿un ingrediente beneficioso o un mito?

¿Deben incluir las rutinas de belleza el aceite de coco como ingrediente clave?

¿Es tan beneficioso como dicen o se trata de un producto sobrevalorado? A continuación las claves para tomar la decisión adecuada.


Este tipo de aceite es un producto de origen natural que en los últimos años ha ganado mucho terreno y popularidad en el mundo de la cosmética. ¿ Las razones de su éxito? Ya en la antigüedad se usaba y era apreciado por sus propiedades hidratantes y regeneradoras tanto en la piel como en el cabello.


Se trata de un ingrediente de origen vegetal que cuenta con un 90% de ácidos grasos. Este dato puede llevar a pensar que no es bueno para la salud, pero justo es al contrario. Los expertos señalan que, este tipo de aceite es muy beneficioso para el corazón, ya que ayuda a reducir los niveles de colesterol, quema grasa y mejora el nivel de lipídico.


Como aliado en la rutina de belleza, hay que usarlo con moderación y conocimiento de sus propiedades. No hay que pasarse.

Estas son sus principales propiedades, apunta:


1. Repara y revitaliza el cabello

Combate la sequedad y lo revitaliza, haciendo que se vea mucho más fuerte sano e incluso reduciendo la caspa.

Si el cabello es seco se recomienda usarlo antes de lavar el cabello y a modo de mascarilla (o antes de dormir). Primero probando con pequeñas cantidades de aceite para ver cómo responde el cabello.

Si al contrario, el cabello tiene tendencia a engrasarse, solo hay que aplicarlo de medios a puntas una media hora, siempre enjuagando abundantemente después.

2. Hidrata e ilumina la piel

El aceite de coco se encarga de restablecer el Ph neutro de la piel, ayudando a eliminar la grasa. Además también puede convertirse en una de las mejores cremas antienvejecimiento y todo gracias a la Vitamina E y los antioxidantes que están presentes en su formulación.

3. Protege el cabello durante el baño en el mar

Consigue penetrar profundamente en el cabello y lo protege durante el baño en el mar evitando que lleguen las impurezas del agua, como el yodo, a la fibra. El agua salada se deslizará gracias a la película grasa que deja el aceite, por lo que los efectos dañinos de la sal y del cloro serán mucho menores. El ácido láurico que contiene el aceite de coco protegerá el cabello de las agresiones externas y fortalecerá el cuero cabelludo.


4. Funciona como exfoliante casero.

Si se mezcla el aceite con azúcar y mascarillas para el pelo se consigue un exfoliante casero que estimula la circulación sanguínea e influye en el volumen del cabello, en su salud y en su crecimiento.

5. Desmaquilla de una manera natural.

Se coge una pequeña cantidad de aceite de coco puro y se calienta con las manos para que se derrita, después se aplica masajeando la piel con movimientos circulares . Para asegurar que no queden restos, hay que lavarse la cara con agua tibia y jabón neutro.

6. Hidrata los labios, restaurando los niveles de hidratación.


Un dato importantísimo, hay que elegir un aceite de coco virgen, que es el que se obtiene de la pulpa fresca y madura del coco por medios naturales, con o sin el uso de calor y sin procesos de refinado químico, para aplicar directamente. Este aceite preserva su valor nutritivo (vitaminas y minerales).


¿Quieres seguir formándote y aprendiendo? El mundo del maquillaje está en constante cambio y quedarte obsoleto es la perdición de cualquier profesional. Pero no te preocupes por eso, tienes a tu alcance nuestra Suscripción para que estés siempre a la última en tendencias, técnicas y procedimientos.





24 visualizaciones0 comentarios
bottom of page